lunes, 21 de octubre de 2013

"La Maldición de la Diosa Araña" de Miguel Ángel Naharro

      No voy a decir que haya abordado la lectura de este libro con dudas sobre lo que podía encontrar en él, ni que me haya sorprendido el buen sabor de boca que me ha dejado al concluirlo. De hecho, no creo que nadie que haya leído aunque sólo sea una parte de los numerosos relatos que ha escrito Miguel Ángel (también conocido como Doc Banner) durante los últimos diez años pueda ahora verse sorprendido por su primera novela, punta de lanza además de esa nueva editorial empeñada en potenciar todos esos géneros que tanto nos gustan y que no siempre se encuentran bien representados en el pánorama actual: Dlorean Ediciones.
 

      Y es que aquí tenemos una novela que sin en el más mínimo complejo apuesta por la aventura en estado puro, donde siempre puede ocurrir cualquier cosa y todas las influencias son bien recibidas. Una novela donde los personajes apenas tienen tiempo de reposar, mientras los diferentes escenarios se suceden sin respiro transmitiendo una verdadera sensación de aventura total.

      Las influencias y homenajes que pueden encontrarse entre sus páginas son númerosos, destacando en un primer momento la figura de Indiana Jones. Circunstancia nada sorprendente si tenemos en cuenta que Lucas y Spielberg trabajaron en sus películas por el mismo ímpetu que mueve a Miguel Ángel: una admiración y deseo de dignificar un tipo de historias de aventuras que vivieron su momento de mayor esplendor durante los años treinta y cuarenta del pasado siglo. De esta forma, creo que no es tanto que el autor tome como referencia al Indiana Jones cinematográfico, como que bebe de las mismas fuentes de las que bebieron esas películas. Y bueno, en cualquier caso, no es ni mucho menos la única influencia que puede reconocerse en "La Maldición de la Diosa Araña", donde también se percibe la presencia de autores como Lovecraft, los cómics de superhéroes u otras películas inequívocamente "aventureras" como la clásica "Krull". En definitiva, una unión nada conservadora de multitud de elementos, muchos de ellos reconocibles por todo buen amante de estos géneros, engarzados perfectamente para ofrecernos esta gran aventura que estoy seguro ha hecho disfrutar tanto al autor escribiéndola como a nosotros ahora leyéndola.

      Por otra parte, la edición de Dlorean es bastante correcta, con una portada espectacular de Néstor Allende que además de vendernos el libro con sólo mirarla, nos muestra el aspecto de los protagonistas principales de la historia (eighth wonder incluida). Sólo le pondría algún "pero" a la edición (aprovechando que se trata de su primer lanzamiento, y supongo que aún están "afinando" el engranaje): el tipo de letra (si no es Times New Roman, se le parece mucho) no me parece muy adecuado, por la sensación que puede transmitir de estar leyendo un documento Word, y por otra parte, habría que cuidar un poco más el aspecto del texto: en varias ocasiones se ha perdido la sangría de la primera línea de un párrafo, y de vez en cuando se observan varias líneas seguidas de color grís en lugar de negro. Por supuesto, pequeños detalles que en nada entorpecen la lectura de la novela, pero bueno, creo que de cara a nuevos libros no estaría de más corregir.

      Conclusión: una muy buena novela surgida de una magnífica y encomiable iniciativa por parte de esta nueva editorial, que sin duda promete ofrecernos grandes historias en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada