lunes, 28 de octubre de 2013

Olympus (Humanoids/DC)


      Allá por el año 2004, DC Comics y Humanoids Group llegaron a un acuerdo según el cual la editorial estadounidense recibía los derechos para publicar el fondo de Humanoids en lengua inglesa, que como ya sabréis incluye cómics como El Incal o la saga de Los Metabarones, al tiempo que ofrecía la posibilidad de que artistas del otro lado del charco publicaran sus trabajos en el formato habitual de Humanoids, o sea el de novela gráfica, bajo el sello conjunto de ambas editoriales (supongo que con la posibilidad añadida de ser distribuidas también en Francia).

      Pues bien, el resultado más conocido de esta colaboración (o al menos el único que llegó a mi conocimiento en aquellos tiempos) fue el I am Legion de John Cassaday, pero no fue éste el único ejemplo de novela gráfica realizada por autores estadounidenses auspiciada por este acuerdo, y como muestra, aquí reseño otro de esos cómics publicado en el ya lejano 2005.

    Olympus es una novela gráfica escrita por Geoff Johns y Kris Grimminger (pareja también responsable de la miniserie The Possessed para el antiguo sello Cliffhanger y publicada aquí por ECC hace cosa de un año con el título Los Poseídos) con dibujos de Jackson "Butch" Guice (artista que siempre tendrá un lugar en mi corazoncito por su participación en los primeros números de X-Factor, aunque reconozco que nadie considerararía esos cómics, ni de lejos, como su mejor trabajo). Y bueno, la historia no es un alarde de originalidad, todo sea dicho: un grupo universitario de arqueólogos recupera del fondo marino cercano a Grecia una antigua vasija, cuyo descubrimiento pondrá en marcha una serie de acontecimientos que trasladará a estos estudiantes y su profesora (además de a unos cuantos piratas modernos) a una isla fuera del tiempo, en la que se encontrarán con numerosos personajes y bichejos sacados directamente de la fecunda mitología griega.

     Como ya digo, el cómic no tiene un planteamiento especialmente sorprendente, los personajes encajan perfectamente en todos y cada uno de los estereotipos que uno podría imaginarse para una historia como ésta, y el desarrollo sigue también al pie de la letra la receta recomendada que suelen seguir este tipo de aventuras de corte muy clásico, en la que un grupo de gente contemporánea tiene que hacer frente a una serie de amenazas sacadas de su pasado más lejano. Sin embargo, no es por ello una lectura que deje mal sabor de boca. El guión, aunque predecible, transmite sin grandes alardes ese saborcillo a aventura "de las de antes", de ésas que te podías encontrar en una película del sábado al mediodía (antes de que los melodramas estadounidenses repletos de enfermedades incurables, raptos o catástrofes coparan todas las cadenas); los personajes, aunque arquetípicos, caen simpáticos y cumplen bien su función en la historia; y sobre todo, el dibujo magistral de Guice deslumbra mientras éste se recrea en la grandeza de los diferentes escenarios que esta gente encuentra en su periplo por la isla (aunque al mismo tiempo, he encontrado algunas dificultades al leer alguna escena por culpa de una narrativa un poco torpe en ocasiones).

      En definitiva, un cómic agradable, pero no imprescindible, de una de las actuales estrellas del cómic norteamericano, que no realiza aquí uno de sus mejores trabajos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada