martes, 22 de octubre de 2013

Universo MDC-717 (Action Tales)


      En diciembre de 2006, el Capitán Marvel Anual #1 supuso la presentación del Universo MDC-717 en Action Tales, nuestra página dedicada a la publicación de fan fictions; un universo en el que combinábamos (sin amalgamar) todos los elementos imaginables de los cómics Marvel y DC. La idea no era demasiado original, todo hay que decirlo, pero sin duda ofrecía un buen número de posibilidades a la hora de contar nuevas historias ambientadas en este poblado rincón del Omniverso (o Multiverso, según de qué lado venga uno).

      Tan sólo unos meses después, el Universo MDC-717 volvió a protagonizar un relato en el Marvel Fanfare #6, un número autoconclusivo que sin embargo tenía un final abierto que posteriormente sería el germen de Doom War, una breve saga en dos partes que transcurrió en Los 4 Fantásticos #12 y 13. Y por último, fue Tony Jiménez (bajo el pseudónimo de The Stranger) quien se subió al barco para escribir en colaboración con un servidor la última (hasta ahora) historia ambientada en este particular rincón de nuestra página: el número especial Green Lantern vs. Galactus.

      Pues bien, con el sano propósito de fomentar la lectura de estos fan fictions incluyo a continuación la escena que abre el Marvel Fanfare #6 (que como ya digo, es un número básicamente autoconclusivo), la cual pienso que da una buena idea de lo que podéis hallar en estas historias:

      Víctor Von Muerte paseaba, como era su costumbre, observando el amanecer entre las almenas de la torre más alta de su castillo. En un día tan despejado como aquel, podía ver sin demasiado esfuerzo los lejanos picos de las montañas que delimitaban la frontera sur del país, deleitándose con la visión de lo único que quería más que a sí mismo: Latveria.
      Gobernar era su destino, y Latveria su pasión.
     Sin embargo, aquel instante de sosiego con el que gustaba iniciar cada uno de sus días, se vio súbitamente interrumpido por la aparición de un pequeño objeto que se movía con rapidez entre las nubes teñidas de rosa por el sol naciente. Un objeto que fue aumentando de tamaño conforme se aproximaba al castillo de Muerte, hasta resultar molestamente reconocible por el monarca.
     El recién llegado se detuvo apenas unos metros antes de impactar contra la torre donde se encontraba Muerte, permaneciendo entonces frente a él, a varias decenas de metros sobre el terreno rocoso que rodeaba el castillo.
-Hola Víctor –saludó el hombre de la capa roja sin efusividad. 
-No eres bienvenido en esta tierra, kriptoniano –respondió el monarca de Latveria con tono amenazante. –Y tú mejor que nadie deberías saber que no está permitida la entrada o salida de mi país. ¿O es que los mandatos de Naciones Unidas no fueron dictados para nuestros nuevos dioses?-.
-No he venido aquí para discutir contigo, Víctor; sino para pedir tu ayuda-.

Muerte quedó en silencio durante varios segundos, mostrando en sus ojos enrojecidos, casi ocultos por la máscara de metal, lo que parecía ser un genuino brillo de sorpresa.
-¿Mi ayuda? –se mofó entonces prorrumpiendo en sonoras carcajadas. -¿Quién necesita mi ayuda? ¿Tú, Bufón de Acero, o la todopoderosa Liga de la Justicia?-.
-Víctor... –trató de responder Superman.
-Aún no he terminado, kriptoniano. ¿Cómo te atreves a venir a MI castillo, a MI país, para pedirme ayuda, cuando tú y los tuyos sois responsables de este embargo que dura ya tres años, y que mantiene a mi pueblo al borde de la pobreza? Si no fuera por mi genio y nuestro espíritu inquebrantable, Latveria se habría convertido hace tiempo en una tierra devastada y suplicante bajo la rígida bota de tu querida comunidad internacional-.
-¿Y qué esperabas, Víctor? –intervino al fin el Hombre de Acero, cada vez más irritado por las orgullosas palabras del monarca. –Invadiste Markovia; ejecutaste a su legítimo rey; y si no hubiera sido por Los 4 Fant...-.
-Márchate de aquí –concluyó Muerte con voz acerada mientras le daba la espalda a Superman, dirigiéndose hacia las escaleras de piedra que bajaban hasta los niveles inferiores del castillo.
-Te necesitamos, Víctor. Tu ayuda podría suponer el fin del embargo, y la normalización del estatus latveriano. Se lo debes a tu país-.
-Muerte no le debe nada a nadie –contestó el monarca volviéndose hacia Superman con una pose aún más altiva que la que había estado mostrando hasta ese momento. –Latveria y yo somos uno: mis necesidades son sus necesidades; sus exigencias, las mías-.
El Hombre de Acero permaneció callado, sosteniendo la mirada de Muerte con la misma determinación que había mostrado desde su llegada.
-Está bien –continuó el monarca en tono más distendido, avanzando unos pasos hacia Superman. –Has logrado suscitar mi curiosidad, kriptoniano: ¿cuál es ese asunto tan importante que requiere mi asistencia, llegando a ofrecer a cambio una recompensa tan elevada que hasta hoy mismo no estabais dispuestos a pagar?-.
-La Liga de la Justicia te necesita para asaltar el Edificio Baxter-.


La historia continúa en Marvel Fanfare #6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada