domingo, 26 de enero de 2014

"Necronomicon Z" de Alberto López Aroca

      Hoy vengo a reseñar Necronomicon Z, el primer libro de Alberto López Aroca que he leído, y que puedo confirmar no será el último; principalmente porque me ha gustado (lo voy adelantando ya), pero también porque tengo unas cuantas novelas más de este autor esperándome en la estantería y no es cuestión de dejarlas ahí acumulando polvo (así que ya hablaremos otro día de Sherlock Holmes y los zombis de Camford, Charlie Marlow y la rata gigante de Sumatra o Los Náufragos de Venus). La presente novela forma parte de la Línea Z de Dolmen Editorial, línea dedicada a la publicación de novelas y antologías de relatos donde los zombis son las reinas (hambrientas) de la fiesta, y aunque sin duda tenemos una buena cantidad de muertos resucitados en Necronomicon Z, y de hecho se sitúan en el mismo centro de la "acción", si alguien me preguntara "¿de qué va este libro?", dudo que "de zombis" fuera mi primera (ni segunda) respuesta; ésta es una novela adscrita a los Mitos de Cthulhu, y todo lo demás (que no es poco) se articula alrededor de los mismos.


      Mi opinión sobre la obra de H.P. Lovecraft es positiva en términos generales, pero reconozco que nunca me ha parecido un gran escritor; quizá porque no leí nada suyo hasta que fui bien mayorcito (veintitantos años, en lugar de los doce con los que descubrí a Poe, autor muy superior para mí), pero el caso es que aunque sus mitos me parecen fascinantes, y me gusta mucho el ambiente malsano que impregna sus relatos y novelas (los que han caído en mis manos, que tampoco han sido tantos), las historias en sí, sus desarrollos argumentales, siempre me han resultado flojillos. Lo cual, supongo que explica por qué a pesar de ser capaz de apreciar el tremebundo trabajo de documentación que ha debido de realizar el autor de Necronomicon Z para reunir en una única novela toda esa cantidad de datos y personajes surgidos directamente de la obra de Lovecraft (y otros escritores afines a los mitos), así como la creatividad necesaria para cohesionarlos y darles vida (o muerte) como parte de un todo narrativo, estoy bastante seguro de que se me ha debido pasar el ochenta por ciento (o más) de las referencias o guiños incluidos en este libro, sencillamente por mi incapacidad para reconocerlos como tales. Y si a esta circunstancia le sumamos que Alberto no se limita a nutrirse de los Mitos de Cthulhu, sino que además añade a la coctelera numerosas referencias ajenas a éstos, tanto literarias como cinematográficas... El punto positivo (un enorme punto positivo, sin duda) es que el autor se muestra realmente hábil en el uso e introducción de estos personajes y tramas en la historia que nos quiere contar, e incluso el lector más ignorante (de los mitos o cualquier otro referente utilizado) disfrutará con una novela que se sostiene perfectamente por sí sola, aunque por supuesto, aquéllos que sean capaces de "pillarlo" todo lo harán aún más.

      En cuanto a su estructura, la línea argumental de la "acción" es sencilla (no en vano todo ocurre en unas pocas horas), pero no así el desarrollo narrativo (complejo, no por ello confuso), que se nos muestra de lo más rico en matices. Un planteamiento muy acertado, puesto que permite al autor construir su historia a partir de la superposición de las vidas de sus numerosísimos personajes, que no se limitan a ofrecernos diferentes puntos de vista (y valiosa información) sobre lo que está ocurriendo en el presente, sino que además abren una puerta al pasado de Arkham y sus gentes, de manera que podremos entender mejor por qué son como son, y por qué ocurre lo que ahora está ocurriendo. Como decía anteriormente, no sé qué personajes son creación de Alberto y cuáles tienen su origen en los relatos de otros autores, pero lo que sí sé es que la superposición de mini-historias (a veces macro-historias) personales que dan cuerpo a Necronomicon Z me ha parecido sencillamente soberbia, rozando lo abrumador.

      Respecto al estilo de escritura, pues perfecto, la verdad; el que uno podría esperar (y exigir) en un profesional de la literatura. Y es que ojalá mostraran este nivel todos los best-sellers que se sitúan entre los diez libros más vendidos de una librería estándar, porque se encuentra cada cosa por ahí... Buen equilibrio entre descripciones y diálogos; magnífico trabajo de caracterización de personajes (la mayor parte de ellos para encerrarlos, eso sí; por su bien y por el de los demás); lenguaje rico pero no innecesariamente barroco... Resumiendo: se lee/devora con rapidez, pero no porque su estilo sea "simple". La única pega que le pondría (y soy consciente de que se trata de una cuestión de gusto personal) es el uso frecuente que hace el autor de las acotaciones entre paréntesis (tal como ésta); un recurso que yo mismo utilizo en mis reseñas, sin ir más lejos, pero que me resulta muy antipático cuando lo encuentro en un texto literario (manías que tiene uno).

      ¿Algún detalle importante que no me haya gustado en Necronomicon Z? Bueno, que no me haya gustado, así de manera tajante, ninguno, pero sí que mencionaré que me ha resultado "chocante" la manera en que se introduce ese elemento "onírico", que al aproximarse el final de la historia resulta de lo más crucial (hasta el punto de desviar la atención de la misma Arkham, a priori la verdadera protagonista de la novela). Sin más conocimientos que los básicos sobre los mitos, ignoro qué lugar ocupa ese elemento en ellos, o si en realidad es ajeno a la obra de Lovecraft, pero lo cierto es que mientras leía esta parte del libro no pude evitar pensar en alguna ocasión: "¿y esto?"; por eso, creo que estas partes de la novela las he valorado de forma más positiva una vez concluida su lectura, cuando al echar la vista hacia atrás he comprobado cómo encajaba todo el rompecabezas. Me ha sorprendido la fuerte carga "fantástica" que incluye Necronomicon Z, que va mucho más allá de lo que podría haber pensado en un principio, pero ya digo, aunque resulta algo chocante, finalmente convence.

      Por último, señalar que no considero que ésta sea una lectura recomendable para todo el mundo: Alberto no es uno de esos autores que optan por la elipsis narrativa cuando las cosas se ponen desagradables, y en este libro las cosas se ponen desagradables con muuuucha frecuencia. La descripción de las barbaridades que perpetran buena parte de los personajes que pueblan Arkham y sus alrededores, por no hablar de los mismos actos que se plantean (como en otros tantos detalles, el autor se muestra aquí muy imaginativo), no son aptos para estómagos sensibles, y pienso que pueden poner a prueba el límite de permisividad de más de uno (el mío lo ha puesto a prueba, por lo menos).

      Conclusión: Necronomicon Z de Alberto López Aroca me ha parecido una novela magnífica, que sorprende por su riqueza y hábil suma de historias dentro de historias, y que estoy seguro no decepcionará a ningún aficionado a los Mitos de Cthulhu, y de manera más amplia, a la literatura de terror fantástico.

      Valoración final: ¡Fhtagn!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada