sábado, 1 de febrero de 2014

"Lendaria" de Josué Ramos

      En 2013, Dlorean Ediciones apostó fuerte por el steampunk publicando nada menos que cuatro libros enmarcados dentro de este subgénero: la antología Steam Tales en abril, y posteriormente, con motivo de la celebración del Eurosteam a finales de septiembre, las novelas La Máquina del Juicio Final de Raúl Montesdeoca (ya reseñada en este blog), El Dirigible de Joseph Remesar (aún en mi lista de espera) y la que hoy vengo a reseñar, Lendaria de Josué Ramos.


      Lendaria es una novela definida por su propio autor como una space opera steampunk, y sin duda se trata de una definición de lo más acertada. La aventura trepidante, los escenarios (interplanetarios) exóticos, los villanos en las sombras y los héroes de una pieza marcados por su firmeza de convicciones son los verdaderos protagonistas de esta historia de reparto coral en la que sólo uno de los personajes se mantiene en el centro de la acción hasta el final (e incluso éste no hace acto de presencia hasta el tercer capítulo). Y todos estos elementos, característicos de este tipo de relatos en los que la búsqueda de la aventura por la aventura se impone a la ciencia ficción más pura (y fría, quizá), vienen sazonados, cómo no, con el correspondiente aderezo steampunk que alcanza hasta a los navíos espaciales, tal y como y nos muestra la soberbia portada de Néstor Allende.

      La novela se lee con gran facilidad (y rapidez) gracias al estilo poco dado a las florituras de su autor, la importancia que tienen los diálogos a la hora de hacer avanzar la historia y una estructura argumental muy accesible articulada mediante el uso de capítulos de corta extensión y un cambio frecuente de personajes coprotagonistas que dota al conjunto de una agilidad muy conveniente en este tipo de historias. Es posible que la caracterización de personajes sea la mayor perjudicada con un planteamiento como éste, puesto que su recambio continuo unido al avance frenético de la acción provoca que de muchos de ellos apenas se nos cuente más que unos pocos detalles que los sitúe convenientemente en la historia para cumplir con la función que les toca representar, pero también es cierto que profundizar más en ellos hubiera supuesto ralentizar el ritmo de la narración, lo cual estoy seguro que no era deseo del autor.

      En el apartado "quejas y manías del reseñador que posiblemente sólo interesan (o molestan) al reseñador", voy a señalar dos detalles: 1) no me gusta el uso de la segunda persona del singular acompañado de los tiempos verbales en presente intercalado con el de la tercera persona en pasado del relato propiamente dicho, máxime cuando este narrador que se dirige al lector no forma parte de la historia, y 2) la ambientación steampunk espacial en un presumible futuro me falla en algunas ocasiones: por un lado, se ofrecen detalles en según qué momentos sobre artefactos que efectivamente funcionan mediante la combustión de carbón o similares, o presentan otras características netamente retrofuturistas, pero por otro, no son pocos los aspectos de ciencia ficción que yo consideraría no-steampunk que salpican esta novela, como los saltos al hiperespacio, los ordenadores o el uso de cables (¿USB? ¿firewire?) para la conexión e intercambio de datos; la verdad es que por más vueltas que le he dado al asunto no he sido capaz de inferir un fundamento tipo "vapor y tuercas" que le diera explicación a este tipo de tecnologías.

      En cualquier caso, y obviando estos detalles menores que en modo alguno entorpecen la lectura de Lendaria, puedo afirmar que aquéllos que busquen una entretenidísima lectura steampunk con navíos espaciales, gobiernos interplanetarios con un perverso afán expansionista y héroes dispuestos a hacerles frente aun a costa de su propia integridad, no se verán defraudados por esta novela de Josué Ramos, que sin duda, les ofrecerá unas excelentes horas de aventura y diversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada